Cirugía de Nariz

La rinoplastía o cirugía para dar nueva forma a la nariz, es uno de los procedimientos más comunes de la cirugía plástica. Esta operación puede reducir o incrementar el tamaño de su nariz, cambiar la forma de la punta o del puente de la nariz. También puede agudizar la apertura de los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. La rinoplastía puede corregir defectos de nacimiento o aquellos causados por una lesión, y también puede mejorar problemas de respiración nasal.

El mejor candidato para esta operación es aquella persona que desea mejorar y no perfeccionar su apariencia. El procedimiento se debe hacer solo en personas mayores de 16 o17 años, porque la nariz sigue cambiando hasta esa edad. Esta operación es ambulatoria y se puede realizar con anestecia local y sedación.

No existen dos narices iguales, por lo tanto la rinoplastía es una operación que se tiene que individualizar para cada persona. La nariz es una estructura de hueso y cartílago cubierta por piel, y el defecto en la nariz puede involucrar cualquier combinación de éstas. Dependiendo del objetivo, la rinoplastía puede ser abierta o cerrada. La rinoplastía abierta se hace a través de una incisión en la base de la nariz, por la cual se crea acceso a su interior para esculpir la forma deseada. La rinoplastía cerrada se hace a través de una incisión dentro de la fosa nasal que elimina cicatrices externas. El método a usarse depende del defecto que hay que corregir.

En ambos casos el período de recuperación es similar. Por lo general el paciente puede regresar a un nivel de actividad sedentaria inmediatamente. La nariz se protege con una férula por unos días. El período de recuperación es usualmente incomodo pero no doloroso. Es necesario evitar sonarse la nariz para evitar sangrado y hematomas, por una semana. La nariz puede tardar varios meses o años en deshincharse completamente. Aún cuando el efecto de la operación se note inmediatamente, la nariz seguirá cambiando por varios meses y hasta años en algunos casos.

Las complicaciones de la rinoplastía son menores, y pueden incluir infecciones, hematomas, alteraciones de olfato, asimetría, y alteraciones en la respiración por la nariz.