Cirugía de Oreja

La otoplastía es una operación que se usa para corregir orejas prominentes.  Esta operación se puede hacer en cualquier persona después de los 5 o 6 años, una vez que la oreja haya terminado su desarrollo.

Las orejas prominentes son causadas por una combinación de exceso de cartílago, y pérdida del pliegue central de la oreja. El procedimiento varía dependiendo del defecto a corregir. La incisión es puesta en el surco posterior de la oreja, aunque en ciertos casos una incisión en la parte anterior es necesaria para remover más cartílago.

La operación es ambulatoria y se puede hacer en la clínica si el paciente puede tolerar el procedimiento con anestesia local y sedación.El cuidado postoperatorio consiste en el uso de bandas que se deben usar por 7 días constantemente, y por la noche durante un período de 3 a 4 semanas para evitar lastimar el área.

El riesgo de complicaciones es bajo, pero como en cualquier otro tipo de cirugía puede haber infección y sangrado. Ocasionalmente la oreja regresa a su posición original y hay que reoperar para ajustarlo.

*Implantes Faciales

Los implantes facials se usan para dar mejor balance a la cara.  Los implantes pueden ser sintéticos o de material autógeno como hueso, cartílago o piel.

Este procedimiento se puede hacer solo o en combinación con una rinoplastía (cirugía de nariz) u otro procedimiento facial.  El implante se pone en su lugar a través de una incisión en el párpado inferior, en el mentón, o por la boca.

Las complicaciones más comunes de estos implantes son infección y desplazamiento.  Si se infecta un implante sintético y no responde a un tratamiento con antibióticos hay que removerlo, y remplazarlo una vez se cure la infección.  Un implante autógeno suele salvarse solo con antibióticos.

Si el implante se desplaza es necesario hacer una operación secundaria para ponerlo en su lugar.  Estas complicaciones no son muy comunes, pero ocurren en 1 de 20 implantes colocados.  En raras ocasiones el implante sintético puede disolver el hueso sobre el que reside, cambiando así el volumen adquirido.  Si esto llegara a pasar habría que cambiar el implante de posición, o utilizar uno autógeno.

El procedimiento se hace bajo anestesia local y sedación. El período de recuperación es de 7 a 10 días si no surgen complicaciones. El área se va a ver hinchada por unos días, y seguirá mejorando por un periodo de 3 meses a 6 meses.