Reducción de Senos

La reducción mamoplástica es una de las cirugías plásticas en que más satisfacción da a los pacientes. Los senos extremadamente grandes causan dolor de cuello y espalda, mala postura, llagas de sostén, son incómodos, y muchas veces embarazosos. La gran mayoría de estos síntomas mejoran después de la operación. El objetivo es reducir el volumen de los senos dejándolos al nivel y del tamaño apropiado para su cuerpo. El procedimiento es parecido a un levantamiento senos pero también se remueve tejido glandular y piel antes de cerrar las incisiones.

La operación es ambulatoria y se hace bajo anestesia local y sedación. El procedimiento se hace a través de una incisión tipo ancla. Las cicatrices que deja son permanentes pero quedan cubiertas por el sostén y escondidas en el pliegue inferior del seno. Recuerde que ningún seno es simétrico, y aunque ciertas diferencias se pueden corregir con este procedimiento, sus senos nunca serán perfectamente simétricos. Se debe hacer una mamografía preoperatoria si existe algún historial de cáncer de seno en su familia, o si tiene más de cuarenta años de edad. También se recomienda una mamografía de 6 a 12 meses después para tenerla de base para el futuro. Todo el tejido removido se envia a patología para análisis. Esto puede añadir un cargo extra al costo de la operación.

El período de recuperación es parecido a un levantamiento de senos. Las molestias son mínimas en comparación con el trauma operatorio. Después de operada se recomienda asumir un nivel de actividad física normal.

El riesgo de complicaciones es bajo e incluye infección, hematomas, alteración de sensibilidad en los pezones y perdida de piel a lo largo de las incisiones. En raros casos, especialmente en reducciones gigantescas, puede haber pérdida total del pezón, el cual puede ser reconstruido mas adelante. La incidencia de complicaciones aumenta con la cantidad de volumen reducido.

Usted notará un cambio dramático de inmediato, pero recuerde que los senos seguirán mejorando en apariencia por un período de tres a seis meses. La ropa le quedara mejor, su cuerpo se verá más proporcionado, y sus síntomas preoperatorios irán disminuyendo poco a poco.