Eliminar las células de grasa no es igual a reducirlas.

En el 2008 se realizó un estudio muy interesante en Suecia a cerca de la vida de las células de grasa.

Cuando decidimos realizar dieta muy estricta, podemos perder una gran cantidad de peso, pero una vez dejamos la dieta, el peso perdido vuelve a aumentar, incluso más que el peso anterior a la dieta. A esto le conocemos como el efecto rebote. Según muestra un estudio, del instituto sueco Karolinska Institutet, esto sucede puede suceder porque después de cumplir los 20 años de edad, las células adiposas, o adipocitos, que son las que acumulan las grasas, no bajan de número al perder peso, sino que cuando se pierde peso, estas reducen su tamaño. “Los resultados muestran, al menos en parte, por qué es tan difícil mantener el peso después de adelgazar”, afirma Peter Arner uno de los miembros del equipo que ha realizado el estudio, “las células adiposas necesitan llenarse de lípidos rápidamente”.

¿Qué significa esto? Cuando bajas de peso, las células de grasa bajan en tamaño, más no las eliminas. Una vez comienzas a comer grasa en exceso, estas células vuelven a crecer, produciendo el efecto rebote que todos conocemos.

¿Cómo eliminamos las células grasas? Existen dos procedimientos probados que eliminan las células grasas permanentemente. La liposucción y la criolipólisis.

La liposucción es un procedimiento por el cual se remueve grasa del cuerpo a través de pequeñas cánulas conectadas a una máquina de succión. Es, sin duda alguna, el procedimiento más común en la cirugía plástica estética hoy. Por medio de la liposucción se pueden tratar áreas del cuerpo que no responden a dieta y a ejercicio. Este procedimiento no suplanta la buena nutrición, la pérdida de peso y una rutina de ejercicios. También existe la lipoescultura, es simplemente liposucción que se hace con cánulas aún menores para crear contornos en la piel que reflejan la estructura muscular. Las células grasas eliminadas no vuelven a nacer, pero si no mantienes una alimentación saludable, las células que quedan en otras áreas no tratadas crecerán y se redistribuyen.

Un equipo de médicos y científicos ha desarrollado el procedimiento llamado CoolSculpting para solucionar estos problemas. CoolSculpting emplea un método de enfriamiento controlado de forma precisa denominado Cryolipolysis™, que actúa sobre las células grasas enfriándolas a una temperatura de 4 grados y eliminándolas sin dañar otros tejidos. Es importante señalar que Coolsculpting es el único procedimiento de Cryolipolysis™  aprobado por FDA.

Si quieres obtener más información de estos tratamientos, puedes llamar al 787-763-8585.

Referencias: